miércoles, 29 de febrero de 2012

Quiero tener mi vejez con ellas-

eh de reconocer, que para devolverle toda esa felicidad que ella a mi me da, tendría que morir y nacer unas 3000 millones de veces, para si acercarme a toda esa felicidad, que yo siempre, aunque tenga ochenta años y esté sentada en el balcón de una terraza con mi bastón y mis ojos llorosos , me acordaré de ella  y de su hermana, y jamás llegaría a agradecerles de tal manera lo feliz que me hacen,pero lo mejor de todo es que cuando este mal en mi vida , sea anciana me agradará girar mi cabeza lentamente y verlas sentadas a mi lado.
Y seguir riéndome como cuando empecé con 16 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario